Destino Senegal 8

Comenzaron a caminar rumbo a Vía Laietana ya que bajando por allí iban directamente al Paseo Marítimo, en el trascurso del paseo Osmane le contó a Lucía que había llegado a España hacía 5 años, tenía en la ciudad arraigo familiar pues un hermano más pequeño que él, hacia años estaba en España, tenía un trabajo y una esposa. Pero este motivo no le costó conseguir los papeles y encontrar pequeños trabajos, que no duraban mucho pero eso hacía que se sintiera útil, había alquilado una habitación en casa de una abuela que vivía con su nieta, le habían dado la custodia de la menor a ella, la madre no seguía un buen camino. El vivía en Ziguinchor, allí en un pueblo cercano, vivía toda "la gran famille",varias generaciones, madres, hermanos que ya estaban casados, con su hijos y mujer o mujeres. Aunque en este aspecto procuraban no vivir en la misma casa, allí era así, cultura. Pero Lucía opinaba para sus adentros que jamás compartiría a su amor con otra mujer, a la vez que pensaba que para ellas debía de ser terrible.

Fuente: internet

Allí en Ziguinchor disponían de un pequeño huerto y algunos animales, pero compraban en tiendas como nosotros, aunque ellos eran musulmanes.No comían cerdo. Su dieta estaba basada y hecha naturalmente, arroz, pescado, salsas especiales, hechas al momento en morteros, nada envasado , leche sí y el agua para beber se compraba, pues el agua potable no existía, si bebes de él podrías enfermar. Hasta aquí le contó mientras caminaban y prestaban atención al paisaje, mar, barcos amarrados, luz y sol . Decidieron sentarse en una terraza, habían dado un buen paseo. Y ahora la tocaba a ella contarle un poco de su vida. Qué trabajaba de informadora ambiental, se encontraba en proceso de divorcio, no le apetecía mucho hablar de ese tema doloroso, pero le dijo que él era una buena persona pero mal esposo y peor padre, dejando a parte sus malas aficiones. Había mucho de qué hablar pero no ahora, que era su primera cita  y acababan de conocerse. Ousmane la miraba con  esos ojos marrones brillantes que decían mucho, ella enseguida se daba cuenta de esas cosas y sonrió.




Continuará...


Manuela García 13/02/2020